5 estilos para intensificar tu mirada con un delineado perfecto

El delineador de ojos o eyeliner es nuestro cosmético favorito para intensificar la mirada y destacar la belleza de nuestros ojos, e incluso corregir y modificar visualmente su forma. Con un simple trazado, es posible cambiar por completo el atractivo de tu mirada y lucir un maquillaje mucho más impactante. Eso sí, el delineador será favorecedor si sabes utilizarlo bien y la línea final queda uniforme y definida.

El eyeliner es uno de los básicos de maquillaje que más modifica nuestros ojos en función de su aplicación. La mirada, ese foco de atención que tanto cuidamos, ya se ha visto salpicada por una ruptura con el uso clásico de este básico que ahora reinventa sus trazadas, saltándose los códigos y dibujando las versiones más inesperadas y cool. La nueva tendencia es crear grafismos de lo más sorprendentes. Dibujar líneas de longitud infinitas y jugar con las formas geométricas. El resultado, hasta ahora, parece bastante glamuroso y adaptable al día a día. Aquí te presentamos los 5 modelos de delineados que no te puedes perder:

1. Ojo de gato doble

Ojo de gato

Sumérgete en un estilo de los años 60 con un ojo de gato doble. Deberás comenzar el trazo de arriba un poco más allá del lagrimal y a ras de las pestañas y repetir la misma acción por debajo del ojo, pero esta vez, empezando desde la mitad. Para acabar, separa los dos trazos con un delineador blanco o puedes agregar un poco de sombra de color contrastante.

2. Trazo inferior

Trazo inferior

Por lo general, delinear exclusivamente la parte inferior y exterior del ojo puede hacer que parezca un poco cansado. Pero al dibujar una línea semigruesa y nítida se creará un bonito efecto poco convencional. Esta forma de usar el delineador va muy bien con un maquillajenude. Sólo hay que tener en cuenta que no es apto para las mujeres que tienen la mirada o los ojos caídos.

3. Delineado de doble línea

Delineado doble línea

Siguiendo la base del delineado alargado, se trataría de hacer la misma línea en el párpado inferior y acabarla con un trazado paralelo al delineado superior. Igualmente, asegúrate que el final de esta línea sea muy delicado y no dejes que se conecte con la superior porque el resultado sería una única línea muy gruesa.

4. Delineado en contraste

Delineado contraste

Este estilo es bastante interesante. Puedes utilizar otro delineador que contraste con el negro. Puede ser uno blanco o también un amarillo o turquesa. Se trata de delinear la parte interna de tu ojo cuando ya has trazado la línea en negro con cualquiera de los estilos anteriores. Si hubieras hecho un delineado doble, podrías alargar este contraste hasta rellenar los trazos superior y inferior. Para delinear en la parte interna de tu ojo siempre debes de utilizar lápiz.

5. A color

Delineado a color

Este consejo lo puedes combinar con cualquier tipo de delineados y consiste en añadir una línea de color sobre cualquiera de los trazos en negro que has visto en los estilos anteriores. Si estás trabajando con tu párpado superior, lo mejor es utilizar un delineador que sea líquido o gel, y por supuesto utilizar un color que contraste.


Deja tu Comentario

Comentarios